Cartas a las Iglesias de Apocalipsis

Éfeso

Éfeso significa deseable. Esta Iglesia representaba la función apostólica. Estaba llena del celo evangelizador. Éfeso es la Iglesia Apostólica y cubre el periodo de tiempo desde Pentecostés hasta el 100 d.C.

Esta Iglesia fue fundada por el apóstol Pablo y más tarde Juan fue el pastor de ella por muchos años. La cuidad de Éfeso estaba situada en lo que conocemos hoy como Turquía. La ciudad practicaba la idolatría griega, y entre sus dioses estaba la diosa Artemisa. En este lugar Pablo escribió algunas de las cartas que aparecen en el Nuevo Testamento. Uno de los problemas que confronta esta Iglesia es que muchos intentaron cambiar la doctrina original que Pablo les había enseñado e intentan introducir a la Iglesia nuevas doctrinas. Por eso en Apocalipsis capítulo 2:2 dice “has probado a los que se dicen ser apóstoles y no lo son”. Dando a entender que había un grupo de creyentes que habían cambiado su forma de creer. La relación de Pablo con la Iglesia de Éfeso la encontramos en Hechos 20. El mensaje de que han dejado su primer amor denota que habían comenzado a predicar el evangelio de Jesús con devoción pero con el pasar del tiempo habían perdido el impulso y son señalados por ese proceder.

Esmirna

Aunque no hay consenso en esta definición, Esmirna significa mirra. Esta es una resina que se saca de una planta por medio de cortes y golpes, y la resina se usa en la fabricación de perfumes, ungüentos, y medicinas. Tiene un olor agradable. Esmirna es la Iglesia perseguida y cubre el tiempo desde 100 al 316 d.C.

Esta Iglesia no sufre ningún señalamiento en la carta, dando a entender que su proceder era correcto delante de Dios. Esmirna está localizada en Turquía y hoy se conoce con el nombre de Izmir. Esta ciudad estaba muy cercana a Pérgamo. Esta Iglesia simboliza martirio y persecución. El periodo de tiempo que cubre esta Iglesia es un periodo en la historia donde el Imperio Romano causó gran daño a la Iglesia usando la persecución y el martirio de los creyentes. Principalmente uno de los puntos que causaba la persecución era el intento del Imperio Romano de ponerlos como enemigos del estado. Para apoyar esto, una de las cosas que hacían era poner a los creyentes en el Evangelio como desobedientes de las órdenes romanas. Uno de los puntos de más problema era la adoración al Emperador Romano. Se creía que el emperador era un dios y se acostumbraba la adoración a estos hombres. Claramente los creyentes no podían acceder a esta práctica y eran vistos como enemigos. Esto era uno de los motivos que causaba la persecución a sus creencias y como consecuencia el castigo incluía la muerte por diversas formas. Eran quemados en la hoguera, crucificados, arrojados a los animales en peleas en el circo romano y otras extrañas y dolorosas formas de castigo para eliminarlos. La carta a Esmirna dice en el verso 9, “Yo conozco tus obras y tu tribulación, y tu pobreza pero tú eres rico”. Esto literalmente cumple con la historia de esta congregación, ya que como un acto de persecución las personas que profesaban creer en Jesús eran puestas a prueba económicamente. Se les prohibía comerciar lo que cosechaban y se les impedía comprar de los demás poniéndolos en una situación de extrema pobreza. Los no creyentes no hacían negocios con los que profesaban la fe. Poco a poco los ahogaban económicamente y los hacían extremadamente pobres. Fue en esa ciudad que Policarpo fue quemado vivo en la hoguera por rehusar adorar al Emperador Romano.

Pérgamo

El nombre Pergamo se divide en Per que significa torre y Gamo que significa casamiento, enlace o matrimonio. Pérgamo es la Iglesia descuidada y cubre el periodo de tiempo desde el 316 d.C. al 800 d.C.

La cuidad de Pérgamo estaba a unas 60 millas al norte de Esmirna. Era una ciudad establecida sobre unas montañas, por eso su nombre simboliza o significa torre alta. Era un lugar donde se adoraba la figura del Emperador Romano como un dios y en esa ciudad estaba el más grande altar a Zeus. Así que sin duda las palabras en la carta que dicen que la Iglesia “moraba donde estaba el trono de Satanás” se refieren al pecado predominante de idolatría de la ciudad. Esta Iglesia no hizo uso de su lugar como luz en medio de las tinieblas sino que se acomodó a complacer la sociedad que la rodeaba y no criticó el pecado de idolatría en el cual vivían sus habitantes, por eso las palabras que recibe son de condenación. Aún así había un grupo de creyentes que se habían mantenido fieles y para ellos es la palabra buena y la promesa de que habrían de comer del maná escondido. Ese maná es el mismo que fue puesto en el arca del pacto que estaba en el tabernáculo. Al final de la carta las palabras que dicen “al que venciere le daré una piedrecita blanca y en ella un nombre escrito” se refiere con probabilidad a una costumbre antigua de juzgar y el que salía absuelto en el juicio recibía como marca de su inocencia una piedra blanca.

Tiatira

Tiatira significa sacrificio incasable de víctimas. Tiatira es la Iglesia negligente y la Iglesia medieval. Esta cubre el periodo de tiempo desde 800 d.C. al 1517 d.C.

La ciudad de Tiatira estaba a unas 40 millas de Pérgamo. La carta a esta Iglesia es la más larga de las siete y las palabras en esta carta son bien duras. Hay mucha reprensión por su actitud. Es un periodo de tiempo donde hubo mucha persecución a la Iglesia, y por lo mismo el resultado de muchas muertes de los que profesaban el Evangelio de Jesucristo. Se menciona en la carta a una mujer de nombre Jezabel, que si bien nos recuerda por su proceder a la Jezabel del Antiguo Testamento, no se refiere a la misma persona. No está claro si en verdad su nombre era Jezabel pero su proceder era el mismo. Una mujer llena de maldad que estaba como parte de la Iglesia y llevaba a un grupo a la inmoralidad sexual. Esta carta es un ejemplo del amor de Dios que aún con la maldad tan grande que existía en esta mujer le daba tiempo para arrepentirse y a los que con ella pecaban. La promesa final a los que no participaban de las malas obras es una recompensa por mantenerse fieles en medio de una multitud de personas que actuaban llenos de maldad.

Sardis

Sardis significa remanente o lo que quedó de los que escaparon. Esta es la Iglesia sin poder. Esta es también la Iglesia estatal. Mezcla de la Iglesia con el estado. Cubre el periodo de tiempo desde el 1517 al 1750 d.C.

Sardis era una ciudad rica ubicada a unas 30 millas al sureste de Tiatira. Era gobernada por Creso a quien los griegos llamaron Midas. De ahí el nombre del hombre que todo lo que tocaba lo transformaba en oro por el gran poder económico de la ciudad. Este gobernante poseía una gran cantidad de oro. Esta Iglesia que había empezado en el fervor del Evangelio y el poder había perdido con los años su fuerza por dar más importancia a las riquezas materiales que a la riqueza espiritual. Por estar en una de las ciudades mas ricas del mundo creía que sus necesidades podían cubrirse con dinero, sin embargo, en la carta se le llama pobre. Ella misma creía ser rica pero las palabras que recibe son todo lo contrario. Le dice Jesús que “tienen nombre como de estar vivos pero en realidad están muertos”. Se le hace un llamado a arrepentirse y afirmarse. Dentro de todo hay un grupo de personas en Sardis que no habían caído en ese error y se les dice que han de recibir vestiduras blancas por ser dignas, ya que no habían manchado sus ropas espirituales con el pecado.

Filadelfia

Filadelfia es la Iglesia misionera. Cubre el periodo de tiempo desde el 1700 al 1900 d.C. Esta es la Iglesia perseverante. Filadelfia era la más joven de las siete ciudades a las cuales fueron dirigidas las cartas del Apocalipsis. La ciudad de Filadelfia fue fundada en el año 150 a. C. durante el reinado del rey Átalo II Filadelfo, y se le dio el nombre de Filadelfia, que significa amor fraternal, en honor a la lealtad del rey Átalo a su hermano mayor Eumenes II, que lo había precedido en el trono de Pérgamo.

El periodo de la Iglesia de Filadelfia es uno lleno del movimiento misionero. Es por eso que en la carta la Iglesia recibe una palabra de aliento diciéndole “he puesto delante de ti una puerta abierta la cual nadie puede cerrar”. Se dice que estas palabras son en referencia al crecimiento mundial del Evangelio por medio de los viajes misioneros. Los que viajaron a lugares distantes a esparcir el mensaje del Evangelio usaron esa “puerta abierta” para el propósito de ganar almas y establecer Iglesias en lugares distantes. Esta Iglesia no tiene ninguna recriminación en el mensaje, más bien recibe una promesa de “que ha de ser guardada de la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero” (Capítulo 3:10) y se refiere al tiempo de la Gran Tribulación. Aunque la carta fue recibida por el ángel o pastor de la Iglesia de Filadelfia esa congregación sufrió dificultades y pruebas duras pero ninguna de esas situaciones son las que menciona el verso 10. Esto se refiere más bien al periodo de tiempo de la Iglesia que ha de ser removida o arrebatada al cielo para no pasar por los tormentos de la Gran Tribulación.

Laodicea

La palabra Laodicea puede dividirse en dos y significa “Laos o Laicos” que quiere decir pueblos y “Dike” que significa costumbres, maneras, derechos. Esta es la Iglesia Apóstata o Iglesia de la Apostasía, o sea de los que han negado el Evangelio de Jesús. Cubre el periodo de tiempo desde el 1900 d. C. hasta el presente.

Se dice que la ciudad de Laodicea fue fundada por el Rey Antioco II y le dio el nombre en honor a su esposa. Inicialmente la ciudad no era reconocida, pero con el tiempo se hizo importante al establecerse una provincia romana en el lugar. La ciudad se dedicó a la crianza de ovejas negras. Usaban esa lana negra para confeccionar vestidos caros que le ayudaron a adquirir riquezas. Además en el lugar había una escuela de medicina que inventó un medicamento para problemas de la vista. Sus ciudadanos llegaron a estar tan confiados en sus riquezas y su importancia que luego de un terremoto que destruyó la ciudad no aceptaron la ayuda económica del Emperador Nerón para reconstruir. Ellos declinaron la oferta diciendo que no necesitaban ayuda del exterior para reedificar porque tenían el dinero necesario para hacerlo. Es importante ver el mensaje que recibe la Iglesia ya que le llama “desnudos, pobres y ciegos” cuando los habitantes se jactaban de tener ropas elegantes, dinero y medicinas para los problemas de la vista. En la carta se les señalan específicamente sus defectos basados en lo que ellos poseían por su propia fuerza y no por sus cualidades espirituales.

Nota: Esta información no pretende cubrir todos los aspectos de cada una de las Iglesias. Sin duda los libros de historia pueden ayudarle a corroborar o añadir información. Solo les presento un resumen de cada una de las Iglesias para ayudarle a comprender mejor el mensaje a las siete Iglesias. Un punto importante es no espiritualizar el mensaje. Como vimos, cada una de las palabras en las cartas se acomoda a situaciones que vivieron las Iglesias en su momento. Por ejemplo a la Iglesia Esmirna se le dice “Yo conozco tu tribulación y pobreza pero tú eres rico”, y si espiritualizamos el mensaje de estas palabras podemos llegar a pensar que eran ricos espiritualmente por soportar la tribulación que vivían y mantener la fe. Eso es parte de la verdad pero cuando analizamos así, no damos espacio a entender que Jesús envió a Juan con cartas específicas a las iglesias y el mensaje era tan claro que describía exactamente lo que estaban viviendo los creyentes. Esas palabras describen que en realidad la Iglesia vivió la tribulación de ser empujados a la pobreza por parte de sus enemigos.

Solo para darle otro ejemplo, la Iglesia de Pérgamo recibe las siguientes palabras, “El que tiene la espada aguda de dos filos dice esto”. Si espiritualizamos el mensaje podemos aplicar la verdad de que la Palabra de Dios es como espada de dos filos, y eso es cierto. Sin embargo, esas palabras le decían a la Iglesia de Pérgamo que los oficiales romanos que cargaban una espada larga con doble filo para aplicar la pena capital a los que eran encontrados dignos de ese castigo no eran nada, sino que quien en realidad tenía la “espada de dos filos” o el poder de dar o quitar la vida era Jesús.

Para terminar con los ejemplos, a la Iglesia de Laodicea se le dice en la carta “unge tus ojos con colirio para que veas.” Si espiritualizamos el mensaje podemos creer que tienen un problema de visión espiritual. Sin embargo, reciben estas palabras porque ellos tenían su confianza en su riqueza material que les había dado la fabricación de una medicina para los ojos.

Espero que entiendan ahora mi punto de vista al decirles que no debemos “espiritualizar” el mensaje a las iglesias sino que debemos entenderlo como parte de la realidad de cada una de ellas.

En el amor de Jesús

Heriberto León

 

One thought on “Cartas a las Iglesias de Apocalipsis

Leave a Reply